La Lista

December 01, 2016




Desde hace un par de semanas he tenido la impresión de que debo escribir la lista de cosas que estoy buscando en una persona. Por persona entiéndase un espécimen humano del género masculino al cual podríamos llamarle novio, concubino, esposo, pareja, compañero de viajes, hombro-almohada de usos múltiples...


"Él"


Todo esto viene especialmente después de montones de pláticas recientes con mi hermanita menor que anda en esos momentos donde parece que tiene un halo alrededor de ella y todo lo que dice me deja impresionada de lo centrada y correcta que suena y me quedo pensando ¿en qué momento se volvió una adulta-sabia-de-la-vida? (*si lo estás leyendo, tampoco te vayas a creer la muy-muy, ¡eh!)

He tratado un par de veces hacer "esa lista" que ella me recomendó escribir. No porque esté queriendo llenar los requisitos del hombre ideal o buscando algo perfecto. Es más, ni siquiera creo estar buscando a alguien en este momento pero justo por eso creo que es buena idea sentarme al menos a pensar ¡¿qué es lo que quiero?!... 

¡o lo que no quiero!

___

Esta tarde llegué a un sitio web llamado Before We Met en donde están los correos electrónicos y mensajes de una chica que un día le escribió a un chico de una agencia creativa y después de montones de mails empezaron a aparecer los "I love you" y el sujeto en cuestión termina comprando un boleto de avión para verla.  



 No sé en qué termine la historia porque justo me detuve en la parte en que los dos están hablando de "sus listas" y dije: ¡es el destino!, ¡es una señal!, ¡tengo que escribir mi lista!...

... ¡o escribir en el blog! 

Ja

___

Mis intentos de “La Lista“ (con ele mayúscula) cambia todo el tiempo y la mitad de las cosas que escribo parecen chiste, pero está bien: I'll take it. Ahora ya empecé con el tema y no puedo dejar a mis dos lectores en suspenso (¡hola, má!) así que ahí les va una lista (con ele minúscula) de las cosas que podría considerar incluir en La Lista (con ele mayúscula).

*advertencia: lo que usted está a punto de leer puede o no tener sentido. leer bajo su propio riesgo.



la lista

- sabe cómo combinar la ropa y no le da miedo usar colores, estampados, diferentes estilos.

- sabe cómo bailar aunque no necesariamente le encanta. 

- es sociable sin querer ser el centro de atención todo el tiempo. la gente se siente feliz estando cerca de él.

- le gusta aprender idiomas... sabe inglés, idealmente entiende francés y le gusta (o entiende) el español. 

- ha viajado y le gusta viajar. 

- entiende lo absurdo que son los grandes egos, sabe cómo mantener el suyo bajo control y cómo lidiar con egos ajenos.

- es apasionado, tiene un propósito y su entusiasmo es contagioso. *antes pensaba que tenía que trabajar en algo similar a mí, pero ya no. 

- no me molesta su barba. 

- ni los pelos de su axila. (les dije que hay cosas que parecen chiste)

- es paciente, honesto, sincero. (esto es como básico, ¿no?)

- entiende el poder de la poesía y sabe que no significa ser cursi, sino reconocer verdades propias en forma de palabras.

- me saca de mi zona de confort y me hace esforzarme por ser mejor sin que tenga que pedirlo (y viceversa).

- no tiene miedo de los insectos (punto especialmente importante en caso de encontrar arañas en lugares inesperados y él es el héroe que saca al bicho mientras seguro yo grito, hago caras y corro a la otra esquina de la habitación).

- no tengo que fingir ser o pensar nada que no sea o sienta. podemos hablar de cualquier cosa.

- sabemos cómo discutir. 

- le gusta el buen cine pero también una que otra cosa ridícula. tiene un buen balance entre serio y simple. 

- entiende lo suficiente de deportes para explicarme cuando vemos algún juego pero no está obsesionado con ninguno.

* a veces uso sus suéteres o camisas. ¡se me ven re bien! (¡ya me puse a pensar demasiado en esto!)


___

¡Uff!... ¿saben algo curioso?

Me estoy dando cuenta que mientras armo ésta lista sólo por diversión están saliendo detalles que me estoy dando permiso de reconocer como cosas que en verdad me gustaría encontrar.

Y todo esto me hace reír.


:)


*foto via archie mcphee (por cierto, ¿alguien me explica cuál es la fascinación hipster con esas máscaras de unicornio/caballo?)




1 comment

  1. Me encantan "las listas". Es como hacer galletas: Coges la maza, la pones en el molde, recortas los bordes ¡Y ya está!
    Lo malo es que la gente parece no entender lo importante que es quedarse dentro del molde y termina saliéndose.

    Raza, religión, nivel socioeconómico, grados académicos, hábitos alimenticios [¡que yo no puedo ni hablar con un vegano!], son características que raras veces aparecen en las listas aunque suelen ser los primeros filtros que se aplican, a veces por la circunstancia, a veces de manera inconsciente, a veces [como en mi caso] de manera deliberada.

    Una lista políticamente correcta puede reducirse a dos factores: El género y que esté bonito [o bonita, según sea el caso]. Creo que las “listas de lo que no quiero” suelen ser más reveladoras.

    He puesto a personas en charters sin retorno porque no les gusta la Fiesta Brava, porque no les parece bien que fume como una planta de carbón, porque he detectado mentiras [aparentemente insignificantes], porque no tienen buena conversación y un largo etcétera que me ha llevado a concluir que soy demasiado egoísta como para compartir mi espacio/tiempo con alguien.

    Desde esa experiencia supongo que los bordes del molde de las galletas están hechos de prisa y egoísmo. Supongo que si accediese a retirar mi egoísmo y mi prisa, alguien podría caber dentro del molde, incluso sin la necesidad de recortar los bordes de la maza.

    [Por cierto, la moda de las máscaras de cabeza de caballo se inició en Japón. No lo sé de cierto, pero… es el tipo de cosas que sólo pueden iniciar en un lugar: Japón]

    ReplyDelete

Life according to Instagram

© in some other place. Design by Fearne.