Lo malo de querer demasiado

June 30, 2014


Lo malo de querer demasiado
es que duele cuando se extraña.
_____

El fin de semana mientras medio México lloraba por el partido que se perdió contra los Países Bajos (que todos insistían en llamar Holanda), estuve en un funeral.

No hay palabras bonitas para decirlo de otra manera y no hay manera de creer que no sea una mentira.

Yo no lo conocí mucho pero cada semana lo veía con su esposa que conozco desde hace casi 15 años. Los conozco desde lejos, cuando eran novios y jugaban en los torneos locales de voleibol, cuando se casaron y tuvieron a su primer hijo, a su segundo y todavía parece que fue hace unos meses que la vi embarazada de nuevo.

Me cuesta creerlo todavía porque eran de esas parejitas que uno sueña ser.

Quizás estoy idealizando un poco pero me duele tanto sufrimiento tan injusto. Gente buena que ya no está y gente mala que camina por la calle como si nada.

Me duele ella.
Me duele que no se pueda hacer nada.

Si pudiera dividirse el dolor y compartirse tomaría un poco para que ellos sintieran menos, pero no puedo y también duele.

Otra amiga también dijo que ella no sabía cómo, pero que un día todo iba a estar bien. O al menos mejor.

Tendrá que ser así. Un día a la vez, como dicen por ahí.

Sé que el amor, por más cliché que sea, es lo único que ayuda en estos casos así que espero puedan sentir todo ese amor de todos los que los quieren. No ese de tarjetita de felicitación, sino el amor profundo que se siente desde las entrañas.

Mientras tanto y ya que no puedo hacer mucho, dejo aquí mi pequeña muestra de soporte y cariño a esta familia que no he podido sacar de mi mente y espero les llegue pronto todo el consuelo que necesitan.

Post a Comment

Life according to Instagram

© in some other place. Design by Fearne.